convenio regulador

convenio regulador

Una de las características propias de una separación o divorcio de mutuo acuerdo es la necesidad de que los cónyuges mantengan posiciones unánimes sobre la decisión de separase o divorciarse y acerca de todos y cada uno de los efectos que a esta decisión judicial siguen.

Las medidas consensuadas al inicio de un proceso matrimonial de mutuo acuerdo deben ponerse de manifiesto en un documento, denominado convenio regulador. El convenio regulador contendrá por lo tanto el régimen que deberán observar las relaciones entre los cónyuges y de estos con su familia a partir del momento en que se produzca la suspensión o ruptura del matrimonio.

¿Qué contenido debe incluirse en el convenio regulador?

El artículo 90 del Código Civil prevé el contenido mínimo del convenio, si bien este precepto recoge los extremos necesario sin los cuales el Juez requerirá a los cónyuges para que lo completen. Ello significa que el contenido del mismo puede ser más extenso y contener las medidas tan detalladamente como las partes consideren oportuno.

En caso de que el matrimonio tenga hijos, el convenio deberá hacer constar cuál de los progenitores ostentará la guarda y custodia de los mismos o si esta será de forma compartida y la existencia de un calendario de visitas para el progenitor no custodio en su caso.

En el convenio se incluirá los resultados de la negociación de los cónyuges sobre el reconocimiento de la pensión de alimentos que compensará los gastos que surgen del cuidado de los hijos menores de edad o incapacitados y, también, el de la pensión compensatoria si las partes lo consideran conveniente.

También las cuestiones de índole más económica que afectan a un matrimonio deberán zanjarse en el convenio regulador, esto es, lo relativo a la liquidación del régimen económico-matrimonial y reparto de bienes o la atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar.

El Juez deberá examinar el contenido del convenio regulador con el fin de darle validez, una vez comprobada la voluntad de las partes sobre el mismo y su legalidad.

El convenio regulador se realiza con atisbos de permanecer en el tiempo pero hay que tener en cuenta que el contenido se pacta respecto a unas condiciones que puede ser que con el tiempo cambien por lo que es posible su modificación, siempre pasando por un nuevo proceso judicial.

La importancia del convenio regulador para el éxito del proceso es enorme por lo que se recomienda que en la negociación y en su redacción intervenga un profesional especialista en estos aspectos para lograr un resultado satisfactorio para todas las partes implicadas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE