La acción de divorcio

La acción de divorcio es el medio a través del cual se va a interponer la demanda de divorcio ante el Juez. La demanda irá acompañada de una propuesta de las medidas que hayan de regular sus efectos, esto es, una propuesta unilateral, un convenio regulador o la resolución del procedimiento de mediación familiar. 


La presentación de la demanda puede tener carácter convenido o contencioso (dependiendo de si ambos cónyuges están de acuerdo en solicitar el divorcio, o sólo uno de ellos lo quiere pedir) y, a su vez, el ejercicio convenido de la acción de divorcio puede ser inicial u originario y sobrevenido. 


La acción de divorcio se extingue por dos motivos. El primero de ellos es por la muerte de cualquiera de los cónyuges, es el modo natural de disolución del matrimonio. El segundo de ellos es por su reconciliación, que deberá ser expresa cuando se produzca después de interpuesta la demanda. La reconciliación se configura propiamente como renuncia a la acción, y la legislación exige que sea expresa y se notifique, cuando anteriormente se hubiese interpuesto la demanda de divorcio. La reconciliación antes de sentencia firme, por tanto, sí tendrá efectos; pero si es posterior a la sentencia de divorcio no tendrá efectos legales, pudiendo contraer nuevo matrimonio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE