El alcance jurídico del Convenio regulador

En relación a los efectos de la sentencia de nulidad, separación o divorcio, el Código Civil predispone un estatuto jurídico común que otorga una especial relevancia al acuerdo de los cónyuges, el convenio regulador, hasta el punto de considerarlo como la principal fuente de la regulación jurídica de estos efectos. Las disposiciones legales y judiciales que puedan adoptarse al respecto serán consideradas como supletorias a lo que hayan acordado los cónyuges. Sólo en el caso de que los cónyuges no hayan logrado ponerse de acuerdo o si el convenio no se aprueba judicialmente, será el Juez quien determine las consecuencias de la sentencia.

La propuesta de convenio regulador debe acompañar a la demanda de divorcio realizada a petición de ambos cónyuges, o de uno con el consentimiento del otro. Cuando el divorcio o la separación haya sido solicitado por uno solo de los cónyuges, deberá acompañarse la demanda de una propuesta fundada de las medidas que deban regular los efectos del divorcio o separación.

En un sentido amplio, el convenio debe ordenar las consecuencias del procedimiento de separación o divorcio, cuando se inicia o prosigue por acuerdo de los cónyuges; puede sustituir las medidas provisionales estrictamente judiciales para durante la tramitación del procedimiento o incluso sustituir los efectos complementarios de las sentencias definitivas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE