Algunas peculiaridades sobre el régimen del divorcio

1) Nuestro Derecho no exige la concurrencia de causa alguna para que quepa solicitar el divorcio, basta la voluntad de los dos cónyuges, o la de uno solo de ellos, sin que el Juez pueda rechazar la demanda.

2) Si la demanda de divorcio es interpuesta por ambos cónyuges, o por uno con el consentimiento del otro, ha de acompañarse a la demanda propuesta de convenio regulador. En el caso de que la demanda sea interpuesta por uno solo de ellos, ha de acompañarse a la demanda propuesta de las medidas que hayan de regular los efectos derivados del divorcio.

3) Para poder interponer la demanda de divorcio es también preciso que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio, salvo en el supuesto de que la demanda sea formulada por uno de los cónyuges.

4) La legitimación activa corresponde a cualquiera de los cónyuges, o ambos conjuntamente si son ambos los que la solicitan.

5) La disolución del matrimonio mediante divorcio solo podrá tener lugar a través de sentencia que así lo declare, y producirá efectos a partir de su firmeza. No perjudicará a terceros de buena fe sino a partir de su inscripción en el Registro Civil.

6) En caso de reconciliación de los cónyuges (la cual ha de ser expresa), solo produce efectos antes de dictarse la sentencia de divorcio.

7) La acción de divorcio se extingue por el fallecimiento de cualquiera de los cónyuges.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE